22/3/09

Pisos de madera (o el drama que termina bien), parte I

En esta ocasión mostraré un tema que puede resultar complicado si no se lo maneja bien, de hecho es el único trabajo que tuvimos que rehacer por completo hasta el momento en la obra. Desde hace unos 10 años en nuestro mercado es muy difícil conseguir piezas de madera en condiciones correctas de secado y estabilidad dimensional, para las diferentes aplicaciones. Así mismo el gusto de la gente por las terminaciones de madera no ha disminuido, por el contrario se asocia culturalmente a éstas con el concepto de calidad constructiva. Básicamente se trata de un problema de tiempo de estacionamiento insuficiente de la madera, sumado a la conocida cuestión de la falta de bosques cultivados y el agotamiento de las plantaciones naturales por una voraz explotación del recurso por parte del hombre. Los industriales han buscado formas de acelerar el proceso de secado natural por medio de procesos físicos, por ejemplo el secado en hornos de autoclave. Así es que se comercializan maderas (ejemplo de materiales para pisos) con un contenido de humedad promedio de entre 6 y 10% a la salida del horno, llegan a obra envueltas en material plástico impermeable. El inconveniente se presenta cuando ese material es retirado de su envase y comienza a interactuar con un clima como el nuestro, con una humedad relativa (HR) promedio del 75% anual... Si no tratamos con maderas duras, las de dureza media (normalmente con mayor disponibilidad en volumen y menor precio) pueden sufrir rápidos (y muy notables) procesos de expansión al punto de arruinarse el trabajo, con los sobre costos que eso implica. Sugiero entonces prestar atención a este ejemplo y a informarse en detalle, antes de comprar el material ¡y de fijar los niveles de piso terminado de la obra! para tomar las mejores decisiones.
El propietario de la obra adquirió un piso en oferta, de un material respaldado por la marca de una forestadora reconocida y a través de un aserradero (agente de ventas), 1º tip: el colocador del piso debe ser recomendado por el vendedor del material, de lo contrario entraremos en el efecto dilución de responsabilidades en caso que algo falle, muy común en nuestro medio. Además acercó un instalador recomendado por alguien de su confianza, con 30 años de experiencia en el rubro. Éste señor, a pesar de las observaciones que hicimos sobre la forma de colocación, resolvió aplicar el revestimiento directamente sobre la carpeta cementicia sin protecciones adicionales, lo que tiempo después (1 mes aproximadamente) terminó en un proceso de deformación irreversible del piso que se expandió en forma notable, tal como muestra la imagen en detalle (ver las marcas de referencia en las tablas). Fue necesario levantar todo el material y reponer una cantidad importante de nuevas piezas, para rehacer el trabajo.
2º tip: el material debe ser aireado previamente a su colocación en el lugar, para que la madera tome contacto con la humedad y la temperatura características del lugar de emplazamiento, de 7 a 15 días según el tipo y espesor de la madera, la imagen muestra una forma de apilar los paquetes para que se aireen sin deformarse.




Es importante tener en cuenta estos temas en el manejo de material con memoria como la madera, e investigar previamente sobre la mejor forma de instalarlo (fabricante, vendedor, colocadores certificados –de las maderas y los adhesivos-), además de la opinión del operario especializado. En mi experiencia tengo varias colocaciones hechas sin problemas pero, al igual que con las aberturas o cualquier elemento constructivo fabricado en madera, cada año presenta novedades: variedades que desaparecen del mercado por el agotamiento de bosques de producción (o peor aún, naturales), nuevos procedimientos químicos o físicos que intentan remediar las fallas de estabilidad del material, etc.. La actualización profesional de la información sobre estos temas y el intercambio de opiniones con otros colegas debe ser permanente: el tiempo destinado a una breve pero oportuna investigación previa a la obra ahorra dolores de cabeza y fundamentalmente, dinero del presupuesto. 3º y último: actualmente es muy difícil encontrar un producto (en este caso piso de madera) que pueda ser colocado directamente sobre la carpeta cementicia de nivelación, así es que el modo de colocación preferido es el entarimado o semi flotante. En el momento de definir los niveles de piso terminado debe tenerse en cuenta que la altura necesaria para instalar un piso de madera con estos métodos es, como mínimo de 25 a 30mm.

1 comentario:

Ducke Ballmin dijo...

Sí, yo tengo una casa con pisos de madera que son antiguos y crujen todo el tiempo. A mi esposa no le gusta, a mí me encantan. Me encanta el sonido. Supongo que soy de la vieja escuela, no tengo ni siquiera teléfono móvil. El otro día mis hijos me crearon una cuenta de whatsapp para pc, supongo que es el primer paso antes que comprarme el teléfono. Todavía me resisto.